About

BLOG DE RECURSOS PARA TODO AQUEL CON INQUIETUDES SOBRE ARQUEOLOGIA, MUSEOLOGIA Y PATRIMONIO EN GENERAL.

viernes, 8 de julio de 2011

Roban el 'Códice Calixtino' de la Catedral de Santiago

JUEVES, 07 DE JULIO DE 2011 07:49 HOYESARTE.COM





codice_calixtino_robado_de_la_catedral_de_santiagoSegún informa El Correo Gallego, el Códice Calixtino (Codex Calistinus), un manuscrito iluminado de mediados del siglo XII considerado una de las joyas del patrimonio cultural gallego y español, ha sido robado del archivo de la catedral de Santiago de Compostela sin que nadie reparara en ello hasta el pasado martes, 5 de julio, a última hora de la tarde. Desde entonces permanece desaparecido.
El Codex Calistinus presenta el hecho, fundamental para Europa, de las peregrinaciones a Compostela y permite conocer las dificultades de las rutas, sus usos lingüísticos y sus costumbres, describe los paisajes y sus gentes, anécdotas, milagros del Apóstol y sermones. La Policía Nacional ya está informada del robo y sus investigaciones se extienden a toda España.
Este códice está compuesto por cinco libros y dos apéndices, el primero y más extenso, denominado Libro de las liturgias; el segundo, de Libro de los milagros; el tercero, La traslación del cuerpo de Santiago a Compostela; el cuarto, Las conquistas de Carlomagno; y el quinto y último, Guía del peregrino.
Guía para el peregrino
El primer libro es de carácter litúrgico, el segundo hagiográfico, el tercero y cuarto de naturaleza histórica y el quinto, el que alcanzó una mayor celebridad, es una especie de guía para el peregrino.
Esta obra maestra cuenta con un total de 225 folios de pergamino escritos en las dos caras, con un tamaño de 295 x 214 mm. Salvo excepciones, el texto es siempre a una columna, con 34 líneas por página.
El Codex Calixtinus fue copiado por al menos cuatro manos, dos de ellas muy similares. Al autor principal se le conoce con el nombre de Scriptor I.
Facsímiles y discos
Del Códice Calixtino se han editado versiones facsímiles y el año pasado se publicó traducido al gallego y con portadas y capitulares obra de Francisco Leiro.
Además, la música que contiene ha sido objeto de estudio ya desde finales del siglo XIX; destaca la transcripción del musicólogo gallego José López-Calo. Además de admirar las miniaturas y maravillarse con las descripciones que contiene de la ruta de peregrinación, también se puede escuchar su música. De entre las grabaciones existentes resalta la llevada a cabo por el gallego Coro Ultreia, que en 1999 publicó la primera recopilación íntegra.


Un poco de historia
El manuscrito original constaba de 27 cuadernos: el primero era un quinión y el resto eran cuaterniones. Ya en época antigua se produjeron cambios en algunos cuadernos que alteraron la estructura del códice. Después, hacia el siglo XV, se perdió el folio 220, que originariamente iría en blanco y pertenecería al último cuaderno. También debió perderse un folio, también en blanco, que antecedía al actual folio 1. De ser esto cierto, el manuscrito llevaba, como era usual, el primer y el último folio en blanco sirviendo como guardas.
A esta estructura primitiva del códice se añadió, posiblemente en la encuadernación realizada a finales del siglo XII, un segundo apéndice (Apéndice II).
El libro IV fue separado del manuscrito en 1609, lo que suposo estropear los cuadernos 20, 21 y 24, siendo ambos volúmenes encuadernados por separado por Alonso Rodríguez León. Finalmente, el libro IV fue agregado de nuevo al manuscrito durante la restauración de 1966, lo que exigió varios arreglos. En la misma restauración se recortaron las hojas que eran más grandes y sobresalían del resto.
Las anotaciones marginales que los canónigos de Compostela dejaron en el manuscrito demuestran que el códice fue usado y leído ininterrumpidamente, al menos, hasta mediados del siglo XVI. Sin embargo, parece que a principios del siglo XVII el manuscrito dejó de interesar, cayendo en el olvido durante muchos años.
En la segunda mitad del siglo XIX, el manuscrito fue redescubierto por el canónigo archivero de la Catedral de Compostela, Antonio López Ferreiro. Sin embargo fue dado a conocer públicamente por el jesuita Fidel Fita y Aureliano Fernández Guerra. En 1879, se trasladaron a Santiago en un viaje de estudio y peregrinación. Al año siguiente, en 1880, publicaron un libro acerca de su viaje a Santiago (Recuerdos de un viaje a Santiago de Galicia), dedicando los capítulos X y posteriores a la descripción y estudio del Codex calixtinus. El libro incluía una fotografía del himno Dum Paterfamilias y una transcripción de su texto, así como varios versos del himno Ad honorem Regis summi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.